Al otro lado del río Ambato se conservan costumbres y tradiciones.

Son las 06:00, una pequeña garúa cobija a los tumbados de las casas, calles, prados y quebradas de la colina occidental de la ciudad de Ambato.

Al otro lado del río, que recorre la ciudad, las campanas de la capilla asentada en plena parroquia de Atocha doblan anunciando la hora de la misa, el reencuentro con el creador.

Atocha está enclavada en un pequeño valle entre las parroquias de Pinllo y Martínez. Junto a Quisapincha y Laquigo, cada una cargadas de producción y bonanza.

Este pequeño poblado custodia las quintas de Juan León Mera (escritor del Himno Nacional) y Luís A. Martínez, (escritor de la novela A La Costa).

Cuando un hijo de Atocha muere todos los vecinos son alertados por un llamado especial de las campanas. En procesión acompañan al vecino, al hermano, al hijo hasta el cementerio de la localidad.

En tiempos de pandemia, cuando el luto es el ‘pan de cada día’ esta historia se repite, principalmente los más ancianos con frecuencia se despiden de este mundo para siempre.

Ver partir a un anciano de esta parroquia tradicional es muy triste, son gente muy amable, queridos entre los vecinos.

Recuerdo en el 2008 cuando falleció Jorgito, un listón negro colgaba en la puerta de madera de su casa, ubicada tras de la iglesia, entre las calles Himno Nacional y Cumandá.

Su esposa Zoilita, una viejecita de 80 años, que falleció en el 2018, vestía de negro con chalina y bayeta bordada, lloraba desconsolada su partida. – Mi viejito, solo te adelantas ­–, dijo.

Al “Abuelito Jorge”, la gente lo quería mucho, los del barrio Atocha y más allá.

Zapatero, obrero y agricultor, el Jorgito supo ganarse el aprecio de grandes y chicos de la parroquia de San José.

Jorge medía un metro y cincuenta centímetros de estatura, una rala barba cubría su rostro, utilizaba sombrero, como la mayoría de ancianos.

Solitario caminaba apoyado en un palo de escoba, con este ahuyentaba a los perros que también lo querían.

Sus manos daban testimonio de los años de trabajo, su rostro la alegría de la vida, su personalidad reflejaba la misma del hombre honesto y pujante que no se doblega ante las adversidades.

Jorgito disfrutaba de las novedades que desde la mañana narraba Mario Barona, el eterno locutor y promotor de la puntualidad, escritor, poeta y soñador.

Alguna vez gustoso me serví de la bondad y la generosidad de Jorgito. Me convidó un plato de habas con melloco acompañado de una salsa de ají molido en piedra, sabroso.

Su historia se repite en otros habitantes de Atocha, gente que sobrevivió al terremoto de 1949 y en condición de damnificados resurgieron como el ave fénix.

Después de 72 años en esta pequeña parroquia aún subsisten las casas prefabricadas, con terminado de madera el frente, y las construidas con bahareque y caña, se las puede contar con los dedos de las manos.

Su historia

Atocha es uno de los barrios de Ambato que conserva su esencia, un sitio dormitorio donde la gente llega a descansar, a beber colada morada donde doña Glorita Naranjo, alejado del ruido y la contaminación.

Atocha es un sitio que inspiró a escritores como: Juan León Mera, su quinta está al cruzar la calle principal y sus obras dan nombre a cada calle del poblado.

Uno de sus deseos fue que le entierren junto a los pobres, por ello el mausoleo del escritor está asentado en pleno corazón de la parroquia. Por años este sitio también fue el punto de encuentro de niños y de adultos mayores.

Junto a esta estructura de piedra está lo que fue el Seminario, hoy un establecimiento educativo, donde está el parque antiguamente servía de cancha de fútbol y también levantaban la plaza para los toros de pueblo.

Otro de los literatos que eligió este sitio de la ciudad para vivir fue el escritor Luis A. Martínez, también hay calles del barrio que llevan el nombre de sus obras.

Atocha hoy despierta comercial, principalmente los fines de semana, las vendedoras de la Asociación 2 de Noviembre levantan las carpas y desde allí ofrecen bocadillos.

Pero no son las únicas, se puede decir que en la mayoría de las casas abren las puertas y sacan a la venta cualquier tipo de alimento, con ello atraen a los turistas.

La bohemia y el deporte también son parte de la cultura de la gente que habita este sector. El Arca.

Por El Arca

79 comentarios en «Atocha. El perfume de un barrio tradicional»
  1. Hey very cool web site!! Man .. Beautiful .. Amazing .. I will bookmark your web site and take the feeds also…I’m happy to find numerous useful information here in the post, we need work out more strategies in this regard, thanks for sharing. . . . . .

  2. Hey! Quick question that’s entirely off topic. Do you know how to make your site mobile friendly? My website looks weird when browsing from my iphone4. I’m trying to find a theme or plugin that might be able to correct this issue. If you have any recommendations, please share. Thanks!

  3. Do you mind if I quote a few of your posts as long as I provide credit and sources back to your website? My blog site is in the exact same area of interest as yours and my users would genuinely benefit from some of the information you provide here. Please let me know if this alright with you. Thanks!

  4. Have you ever heard of second life (sl for short). It is essentially a online game where you can do anything you want. sl is literally my second life (pun intended lol). If you would like to see more you can see these second life articles and blogs

  5. Have you ever heard of second life (sl for short). It is essentially a game where you can do anything you want. Second life is literally my second life (pun intended lol). If you would like to see more you can see these sl articles and blogs

  6. Have you ever heard of second life (sl for short). It is basically a video game where you can do anything you want. sl is literally my second life (pun intended lol). If you would like to see more you can see these sl websites and blogs

  7. Have you ever heard of second life (sl for short). It is essentially a online game where you can do anything you want. Second life is literally my second life (pun intended lol). If you would like to see more you can see these sl websites and blogs

  8. You could certainly see your enthusiasm in the work you write. The arena hopes for even more passionate writers like you who aren’t afraid to mention how they believe. All the time go after your heart. «History is the version of past events that people have decided to agree upon.» by Napoleon.

  9. En el barrio, otros pequenos negocios han echado el candado : “El de Almacenes San Carlos, que estaba en esta calle, una tienda de electricidad, de toda la vida, otra de perfumes, una drogueria, una de bombas de agua”, enumera el propietario de Fajas Ruiz. En su lugar, “abren cadenas de tiendas -explica-, que atienden y exponen el genero de otra manera. Mucho mas impersonal pero mucho mas funcional tambien”. “Hace unos anos, cuando oia que los comercios pequenos iban a desaparecer, yo decia: ‘A ver si sobrevivimos’; y, al final, nos ha pasado lo mismo. Es lo que va a quedar: cadenas de tiendas y chinos, es una pena”, critica. En 2013, “el numero de pymes disminuyo en 28.584 empresas, lo que supone una reduccion del -0,91% con respecto a 2012 y del -8,9% respecto al maximo alcanzado en 2007”, explica el informe ‘Retrato de las pymes 2015’, de la Direccion General de Industria y de la Pequena y Mediana Empresa.

  10. Have you ever heard of second life (sl for short). It is basically a online game where you can do anything you want. sl is literally my second life (pun intended lol). If you would like to see more you can see these Second Life websites and blogs

  11. Muchas gracias por contar la Historia de mi padre Jorge Humberto Galarza Mangui. Los habitantes de las Comunidades cercanas lo llamaban «Tiu Jorge» con su saludo bondadoso «que es de esa vida» y su silbo. Nunca maltrató a ningún perro, los quería mucho: Huáscar, Chimborazo, Pitufo, Rambo, Bombero, León. Muy sabio, muy inteligente.
    Gracias por esta nota maravillosa

Responder a Europa-Road Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *